Varitas de Harry Potter mágicas en serio

Varitas de Harry Potter, mágicas en serio

A esta altura ya no debería sorprenderlos la ñoñez incipiente de este blog, ya les dijimos como aprovechar nuestra inmadurez para tomar y les mostramos el mejor sombrero seleccionador del mundo (lo puedo decir tranquila porque no tuve nada que ver). Para terminar con esta semana harrypottense hoy vamos a hacer…

Varitas de Harry Potter mágicas en serio

Son tan fáciles de hacer que ya arrancamos por una lista de materiales a prueba de pijoteros (lo juro, hasta yo las hice)

  • Palitos chinos o lápices o cualquier ramita que encontremos por ahí
  • Cola vinílica
  • Porcelana fría (porque me piace, puede ser arcilla o cualquier material para modelar)
  • Acrílicos o témperas
  • Imanes. Sí, los que tenés en la heladera de esa remisería que nunca tiene autos.

materiales para las varitas de Harry Potter

Primero decoramos el palito con las formas que queramos. Traté de hacerlo lo más parecido que pude a las varitas de Harry Potter pero nada les impide poner estrellas, víboras, o cualquier “bulto” de masa que se les ocurra. Si lo hacen con porcelana fría antes cubran el palo, en lo sucesivo “LA VARITA”, con una capa fina de plasticola.

Ahora la pregunta es cómo pasamos de esto…

Varitas de Harry Potter sin pintar

A esto…

Tutorial varitas de Harry Potter

La respuesta es tan simple que lo que sucederá después te sorprenderá  🙂

Primero le damos a la varita una base con pintura oscura. Acá no importa mucho que cubra sino que llegue a todos los recovecos, así que aconsejo usar el color diluido para que sea más rápido.

Cuando esté seco agarramos el color de nuestra varita, ahora sí casi sin agua y poco cargado, y vamos pasando el pincel sin apretar mucho. Parece una estupidez, y lo es, sino prueben y después me cuentan.

Cómo pintar la varita ?

Listo, ya tenemos la varita divina, pero nuestro sobrino la pidió mágica, ¿y entonces?

Materiales para la varita mágica

Para eso sacrificamos el imán. Recortamos un cachito y lo pegamos a la punta, cuando esté seco le emprolijamos los bordes que sobran y listo… nuestra propia varita mágica!

Varita mágica de Dumbledore

Con el imán que sobró podemos recortar algunas formas para que los niños comprueben el poder mágico de su varita desde el primer momento (Pero Sole, vos no tenés chicos. Shhhh, acá nadie lo sabe, Avada Kedrava!)

Varita mágica de Harry Potter

Esperamos que a su niño interior le haya gustado esta semana mágica, la próxima se viene la mentira de San Valentín así que el contenido debería volver a ser apto para adultos. Y aprovechen esta cosita de la internet para mostrarnos como quedaron sus varitas, no se preocupen, ser maduro ya no está de moda.

Sole • 4 Febrero, 2016


Post Anterior

Siguiente Post

Deja un comentario

Tu email no será publicado / Los campos necesarios están marcados con un *

ME COMPRE UN BUDA