Pochoclo-rosa
4

La explosión del pochoclo

A veces la vida se pone metafísica y te plantea preguntas. Una con la que el hombre se enfrenta cada día desde tiempos inmemoriales es la familiar pero no menos temida: hay algo para ver a la noche?

Piel de gallina, sudor frío, entradas apabulladas a imdb.com. No desesperéis, desde Me compré un Buda en oferta promocional y por tiempo indeterminado todos los viernes les traemos la sección Pochocleando. Porque sabemos que El Padrino es un peliculón pero que a veces el clima está para Cuando Harry conoció a Sally. Porque tal vez lo que queremos es tirarnos con un buen libro y que nadie nos hable. Porque se viene un fin de semana largo y queremos desparramarnos en el sillón con una serie de diez temporadas. Por todo esto cada semana les vamos a contar que estamos mirando, leyendo, de que especulamos finales, para que no se nos hagan las dos de la mañana buscando ideas en internet.


Cuando vemos algo que nos encanta no podemos esperar a recomendarlo al mundo entero y si a alguien no le gusta sentimos un poco que rechazan una partecita de nosotros. Por suerte no todos tenemos el mismo gusto, pero para ayudar al destino y generar un buen clima la respuesta es simple (y por lo tanto cercana a la perfección)… pochoclos. Hacer pochoclo no es ninguna magia, por las dudas abajo dejo las instrucciones, pero cómo transformamos eso que nos lleva cinco minutos en una noche de películas épica?

receta de pochoclos

La primer propuesta tiene que ver con la presentación. Podés poner los pochoclos en la ensaladera que usás todos los días, no van a estar menos ricos, pero que tal si nos tomamos diez minutos extra y hacemos bolsas con cualquier papel que tengamos a mano. Incluso podemos decorarlo con alguna frase o imagen de la película que vamos a ver. Por ejemplo, antes de diciembre en casa se viene maratón de Star Wars, y todos sabemos que van a haber pochoclos con la leyenda “xxx, I am your father”.

bolsa-de-pochoclos

Si llegaron tarde del trabajo y no están como para ponerse creativos, les dejo un link para hacer la bolsa de la foto con una impresora y cualquier hoja A4.

Bajate el template

La segunda opción es incluso más rápida. Cuando me pregunto cómo ponerle onda a algo la primer respuesta que llega a mi cerebro es siempre la misma, color. Cuando ponés el maíz al fuego agregale un poco de colorante comestible, yo uso media cucharadita de colorante en pasta. Las ollas se lavan igual de fácil y ahora podés comer algo verde mientras mirás Hulk, o llenar la habitación de rosa si te dejaron cuidando a tu sobrina y vas a pasar la tarde viendo princesas.

pochoclo-de-colores

Por último un mini tip. Si cuando agregamos el maíz tiramos un chorrito de esencia de vainilla los pochoclos van a quedar con el mismo olor que los que compramos en el cine (idéntico, lo juro). Mientras escribo esto me doy cuenta de que podría haber probado con esencias de otros gustos, alguno lo hizo? Se pueden hacer pochoclos rojos con gusto a frutilla? Si prueban después nos cuentan, sino ya tengo tarea para el hogar.

 

Sole • 15 Octubre, 2015


Post Anterior

Siguiente Post

Comments

  1. Agus 15 Octubre, 2015 - 3:43 pm Reply

    Ya voy a hacer pochoclos de colores. Me encantó!

    • Sole 15 Octubre, 2015 - 3:47 pm Reply

      Quedan bárbaros! Quiero comprarme todos los colorantes que existan y cenar pochoclos por una semana.

  2. Elisabet 15 Octubre, 2015 - 8:45 pm Reply

    El próximo sábado sale pochocleada rosa con Reciclarte, visita a las mansiones de los Hamptons, picnic descontracturado en el living y la señora que decora los corchos con honguitos… canal Mas CHic….infaltable en las tardes de sábado!!!! (ojo…tiene que ser rosa el pochoclo!!)

    • Sole 16 Octubre, 2015 - 12:57 am Reply

      Ya es un clásico! No se que hacíamos con nuestras vidas antes de conocer a Chus

Deja un comentario

Tu email no será publicado / Los campos necesarios están marcados con un *

ME COMPRE UN BUDA